Beneficios y usos de la Sal de Epsom

sales-de-epsom-productos-quimicos

Sales de Epsom

El sulfato de magnesio o sulfato magnésico, es el nombre real de la conocida sal de Epsom también conocida como sal de higuera o sal inglesa.

Es un compuesto químico cuya fórmula es MgSO47H2O. Es una rica fuente de magnesio. El sulfato de magnesio sin hidratar es muy poco frecuente y se emplea en la industria como secante. Es una sal hidratada, químicamente indica la presencia de agua en su estructura .En química orgánica, un hidrato es un compuesto formado por el agregado de agua o sus elementos a una molécula receptora. Para las preparaciones medicinales en las que se utilizara como solución acuosa se utilizara el hidrato, porque los cristales hidratados de esta sal, que no son delicuescentes pueden pesarse con escaso error y ser sometidos sin mayores inconvenientes en los procesos de control de calidad en la manufactura.

La sal de Epsom tiene capacidad higroscópica, que es la capacidad de absorber humedad del medio circundante. Absorbe relativamente cantidades altas de agua al estar expuesta a la atmósfera, formando una solución liquida.

Características físicas

  • Formula MgSO47H2O
  • Clasificación: sulfato
  • Apariencia: solido cristalino blanco.
  • Densidad: 2660 kg/m3- 2,66 g/cm3.
  • Masa Molar: 120.372 g/mol (Anhidrosos) 246.48g/mol (Heptahidratado)
  • Punto de Fusión: 1397K (1124°C).

Propiedades químicas

  • Solubilidad en el agua 35.5 g/100ml (20°C).

Origen: se remonta a la elaboración mediante cocido de las aguas minerales de la comarca cercana a Epsom, Inglaterra de ahí su nombre, luego fueron preparados a partir del agua marina. Posteriormente las sales se obtuvieron de un mineral llamado epsomita.

La epsomita es la forma mineral del sulfato de magnesio Heptahidratado (MgSO47H2O).

La epsomita se forma como incrustaciones o eflorescencias en paredes de piedra caliza y también en maderas y muros en minas, rara vez como depósitos de fumarolas de rocas volcánicas.

Uso en la agricultura.

En agricultura y jardinería el sulfato de magnesio se emplea como corrector de la deficiencia de magnesio en el suelo (el magnesio es un elemento esencial en el proceso de la molécula de clorofila). Es común su aplicación en el cultivo de plantas en huerto o en maceta cuando sus suelos carecen de suficiente magnesio, por ejemplo para papas, rosas, y tomates. La ventaja de la sal de Epsom sobre otros aditivos de magnesio para el suelo, es su alta solubilidad. Las plantas necesitan muchos minerales para poder realizar sus funciones correctamente y estar sanas. Aunque parece que las grandes marcas nos quieren hacer creer que con que les demos nitrógeno, potasio y fósforo ya estarán perfectos, la realidad es muy distinta. De hecho, el magnesio es, también, muy importante. Sin él, algo como hacer la fotosíntesis se convierte en una tarea un poco complicada ¿Qué función desempeña el sulfato de magnesio en las plantas?

El sulfato de magnesio representa un factor fisiológico elemental para el buen desarrollo de las plantas. Es un elemento básico en la molécula de clorofila e interviene directamente en el verdor de la planta. Además, representa el 2,7% del peso total de la planta. La función más importante de este elemento es la de átomo central en la molécula de clorofila. La clorofila es el pigmento que da a las plantas su color verde y lleva a cabo el proceso de la fotosíntesis; también interviene en la activación de un sinnúmero de enzimas necesarias para su desarrollo y contribuye a la síntesis de proteínas. Las plantas absorben el sulfato magnesio mediante un proceso de difusión – movimiento de sales de magnesio de alta concentración hacia zonas de baja concentración-. La planta sólo absorbe el ion Mg2+ y esta asimilación se puede hacer tanto aportada en riego (fertirrigación) y posterior absorción radicular como en aporte foliar, a través de la penetración vía epidermis por las hojas.

En consecuencia, varios procesos fisiológicos y bioquímicos importantes para las plantas se ven afectados o alterados cuando existe deficiencia de sulfato de magnesio.

El sulfato de magnesio y su importancia en el crecimiento vegetal.

El magnesio es uno de los macronutrientes secundarios esenciales para un correcto desarrollo de las plantas, y por ello esencial en la fertilización de nuestros cultivos. Al igual que el calcio y el azufre, se considera secundario debido a la cantidad que absorbe el cultivo y no a su importancia ya que la falta de uno de estos nutrientes es igual de perjudicial para el desarrollo y crecimiento de las plantas como la de cualquiera de los nutrientes primarios, como por ejemplo, el nitrógeno o el potasio, o la deficiencia de micronutrientes, como el hierro o el boro. Aquí siempre tenemos que recordar que una fertilización correcta busca aportar lo que el cultivo necesita para su perfecto desarrollo. Este nutriente desempeña un papel importante en determinadas funciones de los vegetales, destacando entre ellos su intervención en el proceso de la fotosíntesis, debido a que es un componente básico de la clorofila, que como se sabe, es la molécula encargada de dar el color verde a las plantas. Asimismo, también interviene en la activación de numerosas enzimas necesarias para el desarrollo vegetal y contribuye a la síntesis de proteínas.

¿Cómo se encuentra el magnesio en el suelo?

Es importante saber que el sulfato magnesio se encuentra presente en tres formas en el suelo:

strong>Magnesio de la solución del suelo: es aquel que se encuentra en equilibrio con el magnesio intercambiable y está fácilmente disponible para las plantas.

Magnesio intercambiable: hace referencia a la fracción más importante para determinar el magnesio disponible. Normalmente se encuentra en equilibrio con el magnesio de la solución del suelo y está absorbido por el complejo arcillo húmico.

Magnesio no intercambiable: es el magnesio que se encuentra formando parte de los minerales primarios en el suelo, es decir. Éste se encuentra en la red de cristal la cual es la base estructural directa de los silicatos del suelo. No está disponible para las plantas debido a que el proceso de descomposición de los minerales en el suelo es muy lento.

Importancia de las sales de Epsom en la agricultura

Aunque este elemento nutritivo no suele tenerse muy en cuenta en los planes de fertilización, es importante saber que juega un rol muy importante en diferentes procesos fisiológicos de las plantas, como por ejemplo, en la fosforilación (formación de ATP en los cloroplastos), fijación fotosintética del dióxido de carbono (CO2), síntesis de proteínas, formación de clorofila, recarga del floema, partición y asimilación de productos de la fotosíntesis, y foto-oxidación de los tejidos de las hojas. También la enzima ribulosa 1,5-bifosfato carboxilasa (RuBP), comúnmente conocida como RuBisco, solo se activa en presencia de Mg, la cual es muy importante para realizar el proceso de la fotosíntesis. Por estas y otras muchas razones, no podemos olvidarnos del magnesio a la hora de establecer un plan de fertilización adecuado para nuestros cultivos.

Funciones del magnesio en las plantas

El sulfato de magnesio es un elemento fundamental para las plantas ya que ejerce varias funciones sobre ellas. La planta sólo absorbe el ion Mg2+ y esta asimilación se puede hacer tanto aportada en riego (fertirrigación) y posterior absorción radicular como en aporte foliar, a través de la penetración vía epidermis por las hojas.

Las principales funciones del magnesio son:

Es un elemento básico en la molécula de clorofila por lo que interviene en el verdor de la planta.

Interviene en la síntesis y formación de proteínas ya que, por ejemplo, los carotenos y xantofilas de las plantas necesitan magnesio para cumplir determinados metabolismos básicos de la planta.

Reduce la transferencia de carbohidratos de las hojas y tallos de la raíz. Este aspecto hay que tenerlo muy en cuenta en determinados cultivos como por ejemplo la patata o remolacha entre otros.

¿Cómo observar un déficit de magnesio en las plantas?

La deficiencia de magnesio puede ser un factor importante que limita la producción de nuestros cultivos. Algunos de los factores que afectan a la disponibilidad y absorción de este son: Bajo pH del suelo. Bajas temperaturas. Suelos con condiciones secas y altos niveles de elementos antagonistas, tales como el potasio y el calcio entre otros. Carencia propia de magnesio en el suelo

Las sales Epsom, intervienen en la síntesis y formación de proteínas. Los Carotenos y Xantofilas (formación de color de frutos) necesitan magnesio para cumplir determinados metabolismos básicos de la planta. También reduce la transferencia de carbohidratos de las hojas y tallos de raíz. Como; papa, remolacha y otros. Con la llegada del verano y el aumento de luz o radiación solar, se puede apreciar brotes de necrosis en las hojas por una falta de foto-regulación del cultivo Resumiendo, el sulfato de magnesio tiene varias funciones clave, que son:

  • Aumenta la reserva de energía en las plantas.
  • Mejora la fotosíntesis gracias a la fijación de Bióxido de Carbono CO₂
  • Mejora la síntesis de las proteínas.
  • Aumenta la formación de clorofila.
  • Favorece el trasporte de la savia elaborada (floema)
  • Previene la foto-oxidación en las hojas.

Por eso, cuando las hojas empiezan a amarillear sin motivo aparente, hay que pensar en una posible falta de ese mineral. Para corregirlo, les tenemos que dar sulfato de magnesio. Ahora bien, ¿en qué dosis? El magnesio es el quinto macroelemento.

Es el átomo central de la molécula de clorofila, por lo que es esencial para que puedan realizar la fotosíntesis y crecer. Además, interviene en la absorción y migración del fósforo, y favorece la fijación del nitrógeno.

Por si fuera poco, estabiliza la estructura del ADN, y participa en la formación y acumulación de reservas de azúcares.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de magnesio?

Clorosis

Los síntomas que veremos en las plantas a las que les falta magnesio son básicamente cuatro:

  • De las hojas (clorosis)
  • Caída prematura de hojas (defoliación)
  • El ritmo de crecimiento se ralentiza
  • Necrosis

Uso medicinal

El magnesio en la forma de las Sales de Epsom ha mostrado tener efectos benéficos al producir relajación del músculo estriado y disminución de la inflamación. Por lo tanto se usa local o tópico para tratamiento de procesos inflamatorios por traumas o para las uñas encarnada. Las sales de Epsom también están disponibles en forma de gel para aplicación tópica sobre heridas y áreas doloridas.

En administración intravenosa se emplea frecuentemente para reducir la intensidad de los calambres. Igualmente es indicado como tratamiento de torsades de pointes (taquiarritmia ventricular) a dosis de 2 g/100 ml cada dos minutos vía endovenosa.

El sulfato de magnesio oral y el hidróxido de magnesio se emplean como laxante para las embarazadas y también es utilizado durante el embarazo para la prevención de las crisis convulsivas o el coma conocidos como eclampsia. Además puede ser utilizado como broncodilatador -luego de que las drogas beta agonistas y anticolinérgicas han producido una desensibilización de sus respectivos receptores- en las exacerbaciones severas del asma. También puede ser empleado en forma de nebulizaciones para aliviar los síntomas del asma, o suministrarlo en vía intravenosa para tratar casos de crisis asmáticas severas.

El sulfato de magnesio se emplea además como sales de baño, particularmente en la terapia de flotación, porque altas concentraciones de esta sal disuelta en agua aumentan la densidad de la solución, lo que hace que un cuerpo humano flote como una boya. Tradicionalmente se ha empleado para preparar pediluvios (baños de pies) con propósitos de relajación, también ayuda en la buena circulación. En algunas partes del mundo (como en Nueva Zelanda) se añade a las bebidas caseras; en este caso el radical sulfato no es importante, porque es el magnesio el que proporciona un sabor entre ácido y amargo, debido a su ion Mg2+ que actúa como saborizante. El sulfato de magnesio se clasifica y prepara con diversos grados de pureza, de acuerdo con sus distintos usos. No debe confundirse el grado agrícola, utilizado en el campo, almacenado junto a pesticidas y otros productos agrarios, con el de grado alimentario o el farmacéutico, los que deben cumplir con las distintas normas del grado de pureza exigido.

El principal distribuidor de Sales de Epsom, es Productos Químicos Chile a nivel nacional. Puedes ponerte en contacto con nuestros asesores de venta a través de nuestro correo electrónico y número telefónico.

ismael.selman@gmail.com

Todos las Noticias